5 puntos esenciales y 2 retos de la #iJornada

@iMision20 vuelve a sorprender con un gran encuentro. Primero fue el iCongreso, el curso pasado las distintas iParty locales, y este año la iJornada, cuyo recorrido tuitero se puede encontrar en #iMision16. Dos ponencias, más de 20 talleres de los cuales cada participante realizaba 4 según su interés y formación. Personas de un gran espectro eclesial, diversas pertenencias y motivaciones.

Los balances personales van siendo expresados en la red. Como ya sucede en muchos eventos, se hace casi al hilo de lo que va sucediendo y permite entablar una conversación al mismo tiempo que se escucha al ponente. No sorprende que se subraye el mismo aspecto desde diversas cuentas, lo cual ya es un buen signo de comunicación, de implicación y de diálogo.

PUNTOS ESENCIALES

  1. Movilidad. La red es móvil. El soporte principal, ganando terreno progresivamente, está en la mano de quien la usa. No nos conectamos al llegar a casa, al sentarnos en la mesa del ordenador, sino en cualquier lugar, según qué momentos.
  2. Escuchamos hablar mucho de vídeos. Hechos no de cualquier manera. Debe ser una comunicación que guste, que cree pertenencia, que dé sentido a la búsqueda que hay detrás del clic, al motivo que impulsa ese acercamiento. Gran comparación. Este ha sido un paso clave, hacia los 5 sentidos. Los vídeos que más brillan en la red son los que emocionan, los que son capaces de conectar de verdad con quien los ve, en los que hay vida, pasión, entusiasmo…
  3. Comunicar es relacionarse. Si nunca fue de otro modo, hoy más que nunca. La comunicación debe estar al servicio de la unidad, sirve para unir. Comprender todo aquello que nos acerca es infinitamente más valioso que centrarse en las discusiones estériles y no pocas veces superficiales que nos separan. Relación que evidentemente en red, como relación de relaciones.
  4.  Volver a lo esencial del mensaje. Sin más. Después de una gran crisis de credibilidad, en la que lo que se decía no era acogido, ni siquiera escuchado, por los escándalos que salen a la luz. En este contexto actual hay que recuperar credibilidad, con la humildad suficiente como para empezar de nuevo. En cierta medida, una gran oportunidad de renovación y de revisión en busca de autenticidad, claridad y nitidez. Sin los mediadores habituales que deben explicarlo todo, haciendo que lo que se quiere decir no necesite intérpretes o explicadores, y nadie pueda olvidarlo.
  5. Comunicar desde la Misión. Hablar para generar, escuchar y hacer que algo suceda, transformar el mundo más allá de las propias autorreferencias que agotan. Es mucho más motivador lanzarse a la misión, que quedarse en las antesalas de uno mismo.

RETOS

En línea con el mismo origen e inicio de iMision está la necesidad de formarse para hacer bien el bien. De ahí la razón profunda de estos eventos, y el sacrificio de muchas personas que lo han organizado con cariño.

  1. Seguir formándose. Comprender que este terreno que pisamos está ahora en permanente construcción y cambio, que su dinamismo exige y posibilita también que sepamos estar en este mundo con competencia y actualidad.
  2. Plan de comunicación global. Entre pasillo, y algo más que entre pasillos, se inciden una y otra vez en preguntas esenciales: para qué, para quién, cómo, por qué… tiempos, medios, recursos… ¡orden y concierto para que la música suene bien! Aquí la tarea que muchos se llevan a sus casas, para la cual la red creada será sin duda alguna imprescindible.

Muchas gracias por el encuentro, por el servicio de unos, la sonrisa de otros, la preparación de las ponencias, los talleres, el esfuerzo por hacer llegar el Evangelio a la gente que vive y convive en el continente digital.

joseferjuan

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.