Juguetes en las redes sociales

Hace ya tiempo que empezaron a llegar a casa catálogos de juguetes de hipermercados, grandes almacenes y jugueterías especializadas en educación. El que tengo a mi lado mientras escribo tiene ¡179 páginas! Junto a los juguetes de toda la vida, todos ofertan consolas y videojuegos. Algunos, dispositivos móviles como tablets y smartphones.

Es la época del año en la que nos hacemos más regalos. Algunos estudios, que han sido citados las últimas semanas en la prensa, dicen que gastaremos, en media, 250 euros por persona en hacer regalos pero lo cierto es que habrá muchos españoles que destinaremos importes muchos mayores. De hecho, en el mencionado catálogo, el juguete más caro es un mecano que interactúa y cuesta 399,99 euros.

Sin embargo, el Papa Francisco habla en su Encíclica Laudato Si´de nuestro “consumismo obsesivo”, constatando que “las personas terminan sumergidas en la vorágine de las compras y los gastos innece­sarios” (n. 203 del capítulo “Apostar por otro estilo de vida”).

Así que me he animado a investigar qué se dice en las redes sociales de los juguetes.

En Facebook solo aparece publicidad de los comerciantes con numerosas promociones. Ni siquiera he encontrado el grupo que unos padres abrieron hace unos años para protestar por tener que estar los días 6 y 7 de enero montando juguetes, que vienen descompuestos en cajas comprimidas por razones de abaratamiento de la logística (con el que me identifiqué, por cierto).

Por otra parte, en Twitter proliferan en abundancia las campañas solidarias que invitan a sumarse a recogidas de juguetes para niños que no podrán tenerlos, organizadas no sólo por oenegés sino incluso por equipos de fútbol como la Real Sociedad. De ellas quiero destacar la de @MayFeelings Toys que pone en contacto directo a quienes pueden compartir sus juguetes con familias que los necesitan.

También he encontrado algunos tuits, muy escasos, dedicados a defender que los juguetes no tienen género. E incluso, algunos abriendo el debate entre los juguetes tradicionales versus los digitales. Muy pocos y sin impacto. Qué decepción. Pensé que las redes sociales sería un buen lugar para este tipo de debates.

Más originales son los tuiteros nostálgicos que añoran sus juguetes de la infancia.

Por último, también hay quien advierte de las falsificaciones de juguetes en España.

O del incremento de los precios después de unos años de congelación por la crisis económica. Pero no he sido capaz de rastrear comentarios que cuestionen el nivel de consumo. Menos mal que @AleteiaES nos ha recordado que “Caprichos, antojos y juguetes en Navidad: a veces hay que decir No” (go.aleteia.org/sQdkcOM) 

El mejor regalo

Desde el blog de Imision animo a utilizar a las redes sociales para ayudarnos, unos a otros, a reflexionar en profundidad sobre el sentido que damos a los regalos navideños. Apoyemos la campaña www.estanavidadregalate.com con su video #elmejorregalo que también nos ha acercado @AleteiaEs: “Esta Navidad haz el mejor regalo: A ti mismo”.