¿Realmente evangelizo en internet?

Por el P. Ángel Camuñas, @Angel6792
Me piden compartir mi experiencia en el continente digital como evangelizador. Lo primero que me surge es esta pregunta: ¿realmente evangelizo en este nuevo continente?
Intento responder cómo he llegado a este continente y como empiezo a caminar sin ahogarme en el océano inmenso que supone la red. Por mis años yo soy de aquellos que comenzaron a navegar por la red con los modem que eran lentos y cuyo ruido parecía la maquinaria de un reloj que se atrasaba. Entonces la red me servía para ver noticias, enviar mensajes, ver alguna cita o entrada en Wikipedia y poco más.
El segundo paso llega cuando se puede poner internet en el móvil, ya puedes dejarte guiar por un gps, consultar de forma inmediata, y surgen los servicios de mensajería. Inicio mi primera cuenta en Facebook, luego dentro de un congreso de Escuelas Católicas me uno a Twiter, aunque esta cuenta la he tenido parada durante tiempo. Poco a poco me voy dando cuenta que móvil me empieza a llevar en vez de llevar yo al móvil. Y es entonces cuando me paro a pensar ¿Me sirve la red, tengo que cerrar todas mis cuentas y volver a la era pre- internet? Esos días volví en la biblia: “vió Dios todo lo que había hecho y era bueno” y aquel mandato “creced…” estas palabras de la primera página de la Bibilia me ayudaron y entendí que no debía volver al pasado y tenía que trabajar para conocer mejor este continente digital, aprender en él y usar las muchas posibilidades que nos da para hacer el bien.
Llega el tercer momento, y fue cuando decidí que tenía que intentar llevar el mensaje de Jesús a la red, y empecé a compartir reflexiones en Facebook, algún pensamiento en Twiter y así poco a poco intento llevar la alegría del evangelio en la red, alguna vez compartiendo algo que he leído y me parece interesante, otras veces escribiendo una reflexión o una oración. Pienso muchas veces en aquella frase, creo de la beata Teresa Calcuta: “Sé que lo que yo hago es como una gota de agua en el océano, pero si no hiciera al océano le faltaría mi boca. Ahora estoy convencido que este nuevo continente tiene muchas posibilidades, y he podido comprobar que en medio de la red Dios, nuestro Padre, lleva su salvación a través de nuestra presencia, por eso intento cada día poner una pequeña gota en el océano inmenso que la red.
Un abrazo,
Ángel

Un hashtag es suma, es cruz, es red

Por Paulina Núñez. @entreotrasideas

 

Vaya tela. Aún hay quien osa llamar a las redes sociales “nuevas tecnologías” a plataformas que han llegado para ¿quedarse? No lo sé, pero para poner en evidencia lo que hay en corazón del ser humano @LucasEvangelista en  2, 35, eso sin duda. #CosasNuevasCosasAntiguas si eso de los “recuerdos de Facebook” ya los habíamos visto antes, lo había dicho Jesús en el muro de Mateo sobre aquellos que fuesen discípulos del Reino de los Cielos.

Una de las herramientas básicas de las redes, casi podríamos decir que pieza del glosario básico sin ser en sí una palabra, es el hashtag, y ahí veo mucho de mi experiencia como usuaria no gurú y siempre aprendiz.

El hashtag es en sí una etiqueta de metadatos que hace un término detectable al sistema y al usuario, realza el término sobre el que va la conversación. Pero a mi me recuerda otra cosas igual o más importantes en la iEvangelización: ¿cómo se forma una almohadilla? Yo veo ahí signos de más, de suma y cruces, ¿y muchos hashtags? Forman una red, una red social pero no como la de Mark (Zuckerberg) sino como la de su tocayo Marcos (Evangelista, por ahí del cap. 1, 16) #EchabanLasRedes

Sí, estar en este apasionante sexto continente ha sido una experiencia de suma continua. Suma conocimientos, retos y horizontes. Tan temerosos casi todos al inicio: ¿qué decir? ¿cuándo y cómo? ¿a qué hora será mejor? Y la fidelidad de la Verdad hace que la caridad de toda la vida se nos vuelva a hacer presente en su forma 2.0 ¡qué esto no sólo va de ti y lo que tú crees que tienes que decir! Va de sumar fuerzas con los otros, de acoger, de escuchar y agradecer… incluso en términos puramente técnicos alguien que pretenda sólo publicar lo suyo sin mencionar a otros o hacer RT se fagocita, no hace comunidad. Ese signo de más, ¿no es también una cruz? Y no sólo geométricamente hablando. +

Míralo bien, sí que tiene algo de cruz. + más + puede dar #. Una sana purificación, una especie de update o actualización continua de ese precioso sistema operativo que hace posible que lo que hacemos sea evangelización: #ProclamarQueCristoEsElSeñor ¿Y cómo se hace eso? ¿programando una publicación diaria para que no baje su posicionamiento en las búsquedas de Google? Nop. De ahí la cruz. Se hace poniendo esta revolucionaria verdad en nuestro corazón y en nuestros pensamientos, que llegue hasta los dedos que teclean y los ojos que miran caracteres, fotos y links, que leen con atención, juzgan con dureza, responden con bondad o comparten contenidos quizás haciendo escarnio de la debilidad ajena. Ahí está la cruz del Señor haciendo nuevas todas las cosas, actualizando el historial constantemente, viendo en cada nombre de usuario y en cada avatar una persona preciosa por la que también ha muerto Cristo.

Y muchos hashtags #### ¿no formarían una red?

Una red, que no se rompía aunque tenía muchos peces, de esa nos habla @JuanEvangelista en su tuit 21, 16 #SacóLaRedLlena #LaRedNoSeRompió a pesar de llevar 153 peces grandes, 13 más de lo que cabe en un tuit.

¿Habéis participado en una quedada como las que convoca iMisión? ¿No te parecen una red de pescas milagrosas? A quienes navegamos en los cíber mares más de una vez Cristo nos ha dicho tras horas de duro trabajo “lanza de nuevo las redes”, y hemos querido replicar “pero Señor, los boots, los hackers, los haters, los….otros” Y vemos a Cristo que sigue a esos otros, y se deja seguir para ser adorado, cuestionado y hasta crucificado. Nace en mi un gran fav (ahora corazón radiante según Twitter) y activamos todas sus notificaciones para que nos lleguen al teléfono móvil, y también al móvil y voluble corazón.

Los hashtags crean tema, tendencia, facilitan la localización… vivir en actividad de suma, con la Cruz al pecho y en el corazón, lanzando las redes por que Él nos envía cumplen esos tres y más roles: dan tema, crean tendencia y nos hace localizables, por que la luz no ha estar debajo del celemín @MateoEvangelista tuit 5, 13 #NoSeEscondasLaLuz #LuzSobreElCandelero #TodosSomosLuz

Y así, en cada tuit, post o encuentro presencial sepa acoger, responder desde el amor y la verdad, buscar a Cristo como metadato que está en todo, a la vista u oculto, pero está. Tener esa búsqueda con alertas activadas siempre.

1 2