Las redes te llevan a casa por Navidad

movil1-57050

Estamos a escasas horas de uno de los días más emocionantes del año: Navidad. Dios se encarna y se hace un niño chiquitito, indefenso, rebosante de Amor Misericordioso… Uno de los días más familiar del año. Las familias de reúnen y comparten mesa y Misa. Suegros, cuñados, hermanos, primos… se engalanan, sacan la vajilla de fiesta y preparan los mejores manjares.

 

Hace unos años, cuando whatsapp no había nacido, ni Facebook, ni twitter, ni ninguno de sus familiares, las redes telefónicas se sobrecargaban en la noche de Nochebuena por los miles de millones de mensajes que, entre las 9 y las 12 de la noche se enviaban amigos y familiares de felicidad, paz y amor. ¡Qué años!!!! Un cuarto de hora para escribir un SMS, dando a la misma tecla hasta que llegábamos a la letra deseada. Y cuando lo ibas a enviar, ¡la red estaba saturada!!!!!! Pero tenía su encanto, era una oportunidad para ejercitar la paciencia.

 

Ahora, las redes te llevan al instante, de un extremo del mundo al otro, también te llevan a casa por Navidad. Ahora es muy fácil conectar con un hermano misionero en Zimbabwe, un sobrino estudiante en EE.UU., un amigo mejicano… A través de las redes sociales podemos enviarles nuestros mejores deseos en Navidad acompañados de una foto, una noticia, el mensaje del Papa, un vídeo, un audio…

 

Es impresionante hasta dónde podemos llegar con las herramientas de comunicación actuales. Pues aprovechémoslas para que nadie se sienta solo en Navidad ni en ningún otro momento del año. Los expertos ya hablan de adicciones a las nuevas tecnologías, es más, instituciones como Proyecto Hombre contemplan programas de atención a personas con esta adicción. Pero también es cierto, que, con su buen uso, son un medio maravilloso para llegar a todos los rincones, también a las periferias, a los perseguidos, a los afligidos de nuestro mundo. Desde un teléfono actual podemos colaborar con campañas como las de AIN a favor de los refugiados #1IglesiadeCampaña, o con los proyectos de Manos Unidas #UneTuManoalasNuestras, y unirnos a cadenas de oración por quienes más están sufriendo en nuestro mundo y millones de opciones más. ¡Benditos avances tecnológicos!!!!

 

Desde este pequeño altavoz mediático, ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!!!!! Y que el Señor siga iluminando corazones e inteligencias para que cada vez tengamos más medios por los que hacer el bien.

 

 

Ecología digital

manos-ecologiaHace poco terminé de leer la última encíclica del Papa Francisco “Laudato Si”. He de reconocer que me ha hecho reflexionar en el modo en que yo me relaciono y vivo en nuestro planeta, al que el Papa llama “casa común”. Son muchos los desafíos a los que nos enfrentamos en nuestro tiempo, por eso es fundamental defender una “ecología integral” como pide Francisco. Y en este sentido creo que es importante también crear conciencia de una “ecología digital”, puesto que Internet es un lugar más de nuestro mundo donde preservar el ambiente humano y natural.

1. Los residuos de la red: Internet no es un lugar físico, pero se accede a él a través de aparatos electrónicos cada vez más sofisticados, que sin embargo producen un impacto sobre el medio ambiente. Una de las materias primas más demandadas para crear nuestros dispositivos y pantallas inteligentes es el coltán, un mineral que se encuentra en pocas zonas del planeta, principalmente en la República Democrática del Congo. Su extracción se lleva a cabo en muchas ocasiones en minas ilegales, que producen un efecto negativo medioambiental y humano. Los trabajadores de estas minas suelen trabajar en condiciones de semiesclavitud y el control de los puntos de extracción ha generado conflictos armados y la proliferación de guerrillas que amenazan a la población. Debemos ser por tanto responsables con nuestros dispositivos, y demandar más control para que estos productos sean respetuosos con el medio ambiente y las personas. También es importante reflexionar sobre el aumento del consumo digital, la cada vez más corta vida de los aparatos y los residuos que estos generan cuando son desechados.

2. Igualdad y libertad en la red: Internet es un código abierto y libre pero no todas las personas del planeta tienen la capacidad de acceder a él. Las barreras para entrar en el mundo digital son cada vez más pequeñas pero aún queda un camino por recorrer. En nivel económico puede ser un factor, pero también lo es el nivel cultural, en muchos países no se puede navegar con libertad pues la red es controlada por gobiernos autoritarios que prohiben o controlan su uso. Sin libertad no puede haber desarrollo ni respeto del ambiente natural y humano.

A la vez, en la red existen grandes fuerzas de poder que controlan, administran y negocian con las informaciones generadas por los usuarios. El científico e informático Álex Pentland, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, trabaja por una auténtica ecología en la red donde cada persona sea realmente la que en libertad haga uso de sus datos y decida qué hacer con ellos. Iniciativas así tratan de construir una red segura, eficiente, justa, que sea inclusiva y donde todos podamos crecer.

3. Por una ecología integral en red: Una de las preguntas que se hace el Papa en su encíclica es “¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan?”. Esto mismo deberíamos preguntarnos en cuanto a Internet: ¿Qué tipo de mundo digital estamos creando? ¿Por qué estamos en Internet y cómo son nuestras relaciones en él? ¿Qué ambiente dejamos en manos de las próximas generaciones?

Es cierto que Internet puede potenciar grandes males en el mundo actual, como las ideologías fundamentalistas (vemos cómo el grupo terrorista Daesh o Estado Islámico consigue numerosos adeptos a través de las redes sociales). También se corre el riesgo en caer fácilmente en un individualismo, mirándonos a nuestro ombligo buscando más fans, más likes, más retuits. Pero también se consiguen numerosas cosas buenas y es deber de todos el desarrollarlas, fomentando el encuentro, la conexión, la comunicación.

Para terminar, Internet es un espacio más en el que revisar cómo nos relacionamos y si de verdad estamos construyendo un ambiente ecológico, que mire por los más necesitados e indefensos. Personalmente creo que se puede conseguir una ecología integral en red. Para eso hay que volver al origen de Internet, para lo que fue creado, y que cada uno de nosotros desarrolle las buenas cualidades de la red en torno a la colaboración, el encuentro y la comunidad.

5. Somos pueblo, comunidad

¡Hola, hola, hola!iDecálogo 5

Querido amigo iMisionero… Siguiendo con nuestro repaso al iDecálogo para la evnangelización en Internet, hoy quiero comentar un poco uno de los puntos que creo es de los más importantes, el de que, también en internet, ¡somos Iglesia!

¡Somos Iglesia! Es maravilloso ser Iglesia. Si alguna vez has tenido experiencia de ello sabrás de lo que hablo. Es difícil de explicar en una entrada de blog… No se… ¡Es tan grande estar en comunión espiritual con personas que apenas conoces! ¡Tan hermoso saber que tantos hermanos hablamos el lenguaje más extendido en el mundo, el de la fe! Vayas donde vayas puedes estar como en casa, disfrutando de la riqueza enorme de dones y carismas que suscita el Espíritu Santo como quiere, cuando quiere y donde quiere.

Pero claro, también hay dolor y quebraderos de cabeza. ¡Que feas son las envidias y los celos! ¡Que impotencia ver desunión, críticas y juicios! A más división menos evangelización, no te quepa duda, amigo lector.

Y también al contrario. A mi lo que me llevó a conocer a Dios, lo que empezó a cambiar mi vida, lo que me ayuda día a día, es ver cómo se quieren y tratan los cristianos. El amor entre los que aman al Amor evangeliza.

Por tanto, para evangelizar en internet es clave el testimonio de Unidad en el Amor. El modo de tratarnos entre nosotros dice muchísimo más que los 140 caracteres más brillantes que se nos puedan ocurrir. El poder ver como buenas y difundir las publicaciones de los demás para que puedan llegar a otros habla de la humildad del cristiano de estar siempre dispuesto a reconocer lo Bueno y entregarlo a otros. El poder conocer a otros cristianos, acogerles y aprender de ellos, sean del grupo o carisma que sean, es un testimonio de la Unidad que Dios pide a su Iglesia más allá de las redecillas y tontas disputas por ver quién tiene “mejor” carisma.

¡No somos francotiradores de la fe! ¡Somos hermanos! ¡No tenemos que tolerarnos sino que amarnos! ¡Es precioso vivir así!

Hasta otra entrada, querido amigo. Dios te bendiga.

 

La punta del iceberg

La nueva crisis de refugiados que estamos viviendo en Europa en realidad no es nada nuevo. Hace poco, la noticia eran los barcos que se tragaba el Mediterráneo en las costas de Libia y meses atrás el drama lo protagonizaban los subsaharianos colgados en las vallas de Ceuta y Mellilla. De hecho, las personas que ahora llegan por los Balcanes, hace unos meses estaban hacinadas en campos de Turquía, Jordania o Líbano. Allí todavía sigue habiendo millones de seres humanos esperando una oportunidad.

No quiero yo ponerme tremendista ni sumir más en la tristeza al lector anestesiado. Pero en nuestro interés por acoger y dar solución a estas personas, compartido aquí en el iBlog, me gustaría ahondar en la reflexión. Debemos ir al origen de este drama que ahora llama a nuestras puertas del “bienestar” europeo, para poner luz y encontrar una respuesta eficaz.

Hace unos días tuve la suerte de encontrarme con un gran amigo, el misionero y obispo Juanjo Aguirre, que lleva 35 años compartiendo y “gastando” su vida en República Centroafricana. Charlando con él sobre los refugiados, justo el día de la publicación de la foto del pequeño Aylan, me comentaba que durante su misión ha visto con sus propios ojos situaciones iguales, “hay muchos Aylan en Bangassou. Esto que estamos viendo ahora es solo la punta del iceberg. Los que llegan a Europa son los fuertes, los jóvenes, que son ayudados por toda su familia -50 o 60 personas- para pagar un transporte por el desierto.”

IMG_3082El mismo Juanjo atiende en su diócesis a unos 5.000 refugiados procedentes del Congo que huyeron hace unos años de las guerrillas. Cuenta también que hay millones de personas desplazadas dentro de África que mañana mismo se dispondrían a saltar la valla, a subirse a un bote o a camuflarse en el bajo de un camión, si tuvieran el dinero necesario para pagar a las mafias.

Las personas que están llegando a Europa nos tienen que hacer pensar en que algo está fallando. Igual que es necesaria una pronta respuesta de acogida y solidaridad, nos tenemos que abrir a un cambio de mentalidad, a una revisión de vida. El Papa ha repetido “esto es la punta del iceberg” recientemente en una entrevista para la radio portuguesa Renascença, refiriendose a la situación de los refugiados. Me uno a las palabras de Francisco: “Pero debajo de eso, está la causa, y la causa es un sistema socioeconómico y malo, injusto, porque dentro de un sistema económico, dentro de todo,…tiene que ser la persona.” “Donde las causas son el hambre, poner fuentes de trabajo, inversiones. Donde la causa es la guerra, buscar la paz, el trabajo por la paz.”

@JosueVillalon

#TodosSomosFantásticos

 

M2061M-1015

Las redes sociales han jugado un papel fundamental en la movilización ciudadana a raíz de la crisis de refugiados que está viviendo Europa. Un movimiento que ha logrado forzar una política de acogida más generosa por parte de los gobiernos. La Willkommenskultur (cultura de la bienvenida) ha puesto contra las cuerdas a los líderes europeos que han tenido que ceder ante la presión social. Hashtags como #refugeeswelcome #refugeescrisis #RefugiadosBienvenidos han contado con millones de impresiones en los TL de medio mundo y han hecho correr como la pólvora las imágenes del horror que todos tenemos hoy en nuestra mente.

Fantástico el papel de las redes sociales si nos ayudan a crear un mundo más justo, más solidario, más “como Dios quiere”. Pero en torno a todo este movimiento social hay algo que me preocupa y es su más que probable fugacidad. La vida es efímera para un hashtag y si ayer el “tema más importante del mundo” era dar acogida a los refugiados, hoy lo es el color rosa del nuevo iPhone.

Me cuentan que las ONGs están recibiendo llamadas de madres angustiadas ofreciendo su casa para acoger «a un niño sirio». Todos queremos ser hoy el padre o la madre de Aylan. El corazón tiene razones que la razón no entiende. Y todos estamos dispuestos hoy a abrir nuestras casas a niños como Aylan. Pero, ¿y mañana? ¿Y cuando pase la fiebre? ¿Y cuando nadie se acuerde del hashtag? ¿Y cuando los partidos y las instituciones hayan dejado de usarlo para tirarse los trastos a la cabeza o alzarse como adalides –ahí, del tirón– de los derechos humanos? ¿Y cuando todos se vayan? Lo que vienen son familias enteras con una cultura diferente, con un idioma diferente, con un carácter, con unas necesidades humanas concretas, con unas heridas psicológicas difíciles de curar… No es sólo techo y comida lo que necesitan. Eso es fácil de dar. Lo difícil es darse.

Todos somos fantásticos escribiendo tuits solidarios, pero si no somos hospitalarios con el que duerme en el cajero, ¿qué nos hace pensar que sí lo podemos ser con el que viene de fuera? ¿No será que idealizamos al que está lejos? Bajo la espuma de la solidaridad, serán las instituciones que ya venían siendo solidarias, que ya venían siendo hospitalarias, quienes carguen con el mochuelo. Y cuando ya no brillen los focos, ellas continuarán allí. Al lado del padre de Aylan, de la prima de Aylan, del tío de Aylan, y también de Manolo, el que duerme en el cajero bajo tu casa.

Mensaje para la 49 JMCS, en tuits

francisco-saluda-a-una-familiaSaludos queridos amigos,

Hoy estamos celebrando la 49 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales con el título: “Comunicar la familia, ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor”. Compartimos el mensaje del Papa para esta jornada, resumido en tuits, para que lo podáis a su vez compartir con vuestros contactos en vuestras redes sociales. Cada tuit incluye el hashtag #49jmcs, con el que se tuiteará para hablar sobre esta jornada. Desde iMisión convocamos a una quedada en Twitter a las 21:30h (hora Madrid), para dialogar en esta red social en relación a la 49JMCS. La familia es el primer lugar de encuentro y donde aprendemos a comunicar. Que también podamos anunciar la alegría de este encuentro en todos los rincones del mundo digital y salgamos al encuentro de todas las familias.

1. “La familia es el primer lugar donde aprendemos a comunicar” #49jmcs
2. Llena del Espíritu Santo, exclamó a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! (Lc 1, 41-42) #49jmcs
3. “Exultar por la alegría del encuentro es, en cierto sentido, el arquetipo y el símbolo de cualquier otra comunicación” #49jmcs
4. “El seno materno que nos acoge es la primera ”escuela” de comunicación, hecha de escucha y de contacto corpóreo” #49jmcs
5. “El seno materno…es un encuentro lleno de promesas, es nuestra primera experiencia de comunicación” #49jmcs
6. “El seno materno…es una experiencia que nos acomuna a todos, porque todos nosotros hemos nacido de una madre” #49jmcs
7. “La familia es el ‘lugar donde se aprende a convivir en la diferencia’(Evangelii Gaudium 66)” #49jmcs
8. “Nosotros no podemos inventar las palabras: las palabras las podemos usar porque las hemos recibido” #49jmcs
9. “En la familia…otros nos han precedido, y nos han puesto en condiciones de existir y de poder generar vida y hacer algo bueno” #49jmcs
10. “Podemos dar porque hemos recibido, y este círculo virtuoso está en el corazón de la capacidad de la familia de comunicar” #49jmcs
11. “Podemos dar porque hemos recibido,…en general, es el paradigma de toda comunicación.” #49jmcs
12. “El vínculo hace que la familia sea también el contexto en el que se transmite esa forma fundamental de comunicación…la oración.” #49jmcs
13. “Reducir las distancias, saliendo los unos al encuentro de los otros y acogiéndose, es motivo de gratitud y alegría.” #49jmcs
14. “De un ”sí” pronunciado con fe, surgen consecuencias que van mucho más allá de nosotros mismos y se expanden por el mundo.” #49jmcs
15. “’Visitar’ comporta abrir las puertas, no encerrarse en uno mismo, salir, ir hacia el otro.” #49jmcs
16. “También la familia está viva si respira abriéndose más allá de sí misma.” #49jmcs
17. “La Iglesia misma, que es la familia de familias.” #49jmcs
18. “No existe la familia perfecta, pero no hay que tener miedo a conflictos; hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva.” #49jmcs
19. “La familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón.” #49jmcs
20. “El perdón es una dinámica de comunicación: una comunicación que se desgasta, se rompe y que…se puede reanudar y acrecentar.” #49jmcs
21. “A propósito de límites y comunicación, tienen mucho que enseñarnos las familias con hijos afectados por una o más discapacidades” #49jmcs
22. “Bendecir en lugar de maldecir, visitar en vez de rechazar, acoger en lugar de combatir.” #49jmcs
23. “Redescubriendo el encuentro, sabremos orientar nuestra relación con las tecnologías, en lugar de ser guiados por ellas” #49jmcs
24. “La comunidad cristiana está llamada a ayudar para vivir en el mundo de la comunicación según la dignidad de la persona humana” #49jmcs
25. “El desafío que hoy se nos propone es, por tanto, volver a aprender a narrar, no simplemente a producir y consumir información.” #49jmcs
26. “La información es importante pero no basta, porque a menudo simplifica, contrapone en lugar de favorecer una visión de conjunto.” #49jmcs
27. “La familia, en conclusión, no es un campo en el que se comunican opiniones, o un terreno en el que se combaten batallas ideológicas”. #49jmcs
28. “La familia es un ambiente en el que se aprende a comunicar en la proximidad y un sujeto que comunica,una ”comunidad comunicante” #49jmcs
29. “Narrar significa más bien comprender que nuestras vidas están entrelazadas en una trama unitaria.” #49jmcs
30. “Narrar significa más bien comprender que…las voces son múltiples y que cada una es insustituible.” #49jmcs
31. “La familia más hermosa, protagonista y no problema, es la que sabe comunicar, partiendo del testimonio” #49jmcs
32. “La familia más hermosa…es la que sabe comunicar, partiendo de la riqueza de la relación entre hombre y mujer” #49jmcs
33. “No luchamos para defender el pasado, sino que trabajamos con paciencia y confianza para construir el futuro”. #49jmcs

Aquí tenéis más información sobre la 49JMCS y el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales. También compartimos el saludo de Mons. Celli, presidente de dicho Pontificio Consejo, en la 49JMCS:

 

Ojo por ojo

No entiendo el “ojo por ojo”. No lo entiendo y me gustaría poder rechazarlo de plano con una sinceridad absoluta, pero reconozco que, en ocasiones, no asumirlo como algo natural me resulta difícil.

Cuando la intensidad de la agresión o la ofensa es de unas dimensiones extrañamente inhumanas, devolver mal por mal se me hace aún más incomprensible. Frenar el avance del maligno no puede hacerse nunca con sus propias artes, porque si las utilizamos acabaremos enmarañándonos en sus redes. Frenar al maligno como si fuéramos él mismo nos lleva a aumentar el mundo de las tinieblas. Y los hijos de Dios somos hijos de la Luz. A esa Luz, a reflejar esa Luz es a lo que debemos aspirar en cualquier situación.

No siempre es sencillo devolver bien por mal; no siempre somos capaces de ser la misericordia del Señor en la tierra. Lo sé, pero serlo es acercar el Reino. Si hay quien es capaz de mostrarse sinceramente misericordioso en situaciones extremas, si hay mártires que mueren perdonando, es porque es posible. Quizás no humanamente posible, pero si con la fuerza de la debilidad, que es la fuerza que viene de lo Alto. Uno a veces recurre a lo más cercano. El padre de una gran amiga fue hace ya muchos años asesinado por ETA y, en cada funeral de la familia, se pide por el descanso eterno de los familiares fallecidos y por el asesino de su padre. Ajeno, alejado del postureo. Algo absolutamente sincero y sentido.

Que el ánimo se nos exalte as algo normal. “Por qué me pegáis”, dijo Jesús. Simplemente por qué me pegáis.

Tras el asesinato de Muaz Kasasbeh, el piloto jordano quemado vivo por el Ejército Islámico, hemos visto renacer la forma más cruel del “ojo por ojo”. Clamores de venganza por un nacional y correligionario. No hemos visto ni oído nada igual tras los asesinatos de cristianos. No es el camino. Me niego a aceptar la venganza como camino para nada. Ese no es el Camino de Cristo.

La equiparación de la fuerza como medio de doblegar al adversario, incluso cuando éste es un vil asesino, no es nuestro camino. No puedo aprobarlo y estar en contra del aborto. La Vida es un valor absoluto para los concebidos y para los nacidos, siempre.

Sólo frente a las tinieblas es donde la Luz brilla sin cegar. Sólo siendo Luz, abriendo caminos de Luz, es como las tinieblas retroceden. Y la antorcha de la Luz se sostiene en la mano de la misericordia.

La defensa de los nuestros, la defensa del bien se ha de hacer con contundencia, esto es, con la Luz a plena potencia. Y con esa fuerza, el Evangelio de hoy nos muestra cómo de dos en dos tenían autoridad sobre los espíritus inmundos. Bastón y sandalias. Así hemos de caminar, aunque acabemos sacudiéndonos el polvo de los pies… ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz!.

1 2