Ecología digital

manos-ecologiaHace poco terminé de leer la última encíclica del Papa Francisco “Laudato Si”. He de reconocer que me ha hecho reflexionar en el modo en que yo me relaciono y vivo en nuestro planeta, al que el Papa llama “casa común”. Son muchos los desafíos a los que nos enfrentamos en nuestro tiempo, por eso es fundamental defender una “ecología integral” como pide Francisco. Y en este sentido creo que es importante también crear conciencia de una “ecología digital”, puesto que Internet es un lugar más de nuestro mundo donde preservar el ambiente humano y natural.

1. Los residuos de la red: Internet no es un lugar físico, pero se accede a él a través de aparatos electrónicos cada vez más sofisticados, que sin embargo producen un impacto sobre el medio ambiente. Una de las materias primas más demandadas para crear nuestros dispositivos y pantallas inteligentes es el coltán, un mineral que se encuentra en pocas zonas del planeta, principalmente en la República Democrática del Congo. Su extracción se lleva a cabo en muchas ocasiones en minas ilegales, que producen un efecto negativo medioambiental y humano. Los trabajadores de estas minas suelen trabajar en condiciones de semiesclavitud y el control de los puntos de extracción ha generado conflictos armados y la proliferación de guerrillas que amenazan a la población. Debemos ser por tanto responsables con nuestros dispositivos, y demandar más control para que estos productos sean respetuosos con el medio ambiente y las personas. También es importante reflexionar sobre el aumento del consumo digital, la cada vez más corta vida de los aparatos y los residuos que estos generan cuando son desechados.

2. Igualdad y libertad en la red: Internet es un código abierto y libre pero no todas las personas del planeta tienen la capacidad de acceder a él. Las barreras para entrar en el mundo digital son cada vez más pequeñas pero aún queda un camino por recorrer. En nivel económico puede ser un factor, pero también lo es el nivel cultural, en muchos países no se puede navegar con libertad pues la red es controlada por gobiernos autoritarios que prohiben o controlan su uso. Sin libertad no puede haber desarrollo ni respeto del ambiente natural y humano.

A la vez, en la red existen grandes fuerzas de poder que controlan, administran y negocian con las informaciones generadas por los usuarios. El científico e informático Álex Pentland, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, trabaja por una auténtica ecología en la red donde cada persona sea realmente la que en libertad haga uso de sus datos y decida qué hacer con ellos. Iniciativas así tratan de construir una red segura, eficiente, justa, que sea inclusiva y donde todos podamos crecer.

3. Por una ecología integral en red: Una de las preguntas que se hace el Papa en su encíclica es “¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan?”. Esto mismo deberíamos preguntarnos en cuanto a Internet: ¿Qué tipo de mundo digital estamos creando? ¿Por qué estamos en Internet y cómo son nuestras relaciones en él? ¿Qué ambiente dejamos en manos de las próximas generaciones?

Es cierto que Internet puede potenciar grandes males en el mundo actual, como las ideologías fundamentalistas (vemos cómo el grupo terrorista Daesh o Estado Islámico consigue numerosos adeptos a través de las redes sociales). También se corre el riesgo en caer fácilmente en un individualismo, mirándonos a nuestro ombligo buscando más fans, más likes, más retuits. Pero también se consiguen numerosas cosas buenas y es deber de todos el desarrollarlas, fomentando el encuentro, la conexión, la comunicación.

Para terminar, Internet es un espacio más en el que revisar cómo nos relacionamos y si de verdad estamos construyendo un ambiente ecológico, que mire por los más necesitados e indefensos. Personalmente creo que se puede conseguir una ecología integral en red. Para eso hay que volver al origen de Internet, para lo que fue creado, y que cada uno de nosotros desarrolle las buenas cualidades de la red en torno a la colaboración, el encuentro y la comunidad.

Josue Villalon

2 comentarios

  • Muy acertado desde mi punto de vista.
    Como estudiante de magiterio veo uy en auge la potenciación de las TICs y el nivel de atracción de las mismas e incluso los que ya llaman modelos pedagógicos, como el Flipped-Classroom.
    En el artículo has planteado las debilidades a las que el continente digital se expone.

    Sabemos que con la educación siempre hay debate o me gusta más: diálogo.¿Cómo plantear la tecnología en la educación, buscando acercarnos a una equidad mundial, en la medida de lo posible?

    • Josué Villalón

      Gracias por tu comentario Roberto, interesante reflexión. Las tecnologías no pueden borrar que detrás de ellas hay personas que necesitan ser educadas en el encuentro, el diálogo, la solidaridad, etc. No podemos introducir le TIC’s en el aula si no es para abrirnos a esos valores. El problema es que se usen como mero objeto de entrenimiento y para encerrar a los alumnos más en sí mismos, hasta el punto que no levanten sus ojos de las pantallas para ver que a su lado a otro como él.

Deja un comentario