El reto de los jóvenes en la nueva evangelización

Por Joaquín de los Ríos

Cada día los jóvenes pasan más de 5 HORAS en Internet, sobre todo en Redes Sociales, cuyo contenido estrella son los vídeos. De todo tipo: insultos, ideología de genero, matrimonio homosexual… Es una media de 65 videos al mes, reteniendo el 95% de contenido durante 3 días, EDUCANDO SU CONCIENCIA, ALTERANDO SU SENSIBILIDAD, MODIFICANDO SUS DESEOS, debido a grandes compañías, Lobbies Ideológicos o partidos políticos nuevos que hacen y contratan videos para ganar adeptos creando falsos ideales y falsos valores. Manipulando jóvenes, ENGAÑANDOLOS.

Esta sociedad, caracterizada por las prisas y por la motivación de la felicidad a corto plazo o “Carpe Diem” es debido, no solo a una sociedad consumista y seguidora de la teoría del descarte, si no a nosotros los cristianos, los católicos, que no damos un testimonio FIRME ya que mucha veces No nos creemos lo que decimos nos han inculcado y creemos.

Por ello, un cristiano, un católico del siglo XXI, debe dar verdadero Testimonio del mejor mensaje que se ha dado jamás, que es el que tener la suerte de sentirse amado por la persona que ha dado su vida por nosotros, por cada uno de nosotros, y que lo hizo por amor, que no hay mayor amor que el que da su vida, aceptando la muerte por nosotros y nuestras faltas.

Este mensaje, como dijo San Juan Pablo II, “ ha sido, es y será siempre el mismo” y, sin ser modificado, debe adaptarse a la época en el que nos encontremos,  como es el Siglo XXI, y en particular, con las formas de comunicación de cada tiempo, como las nuevas tecnologías. Jesucristo, en su vida pública, explicaba la palabra de Dios mediante parábolas porque sólo de esa forma podían comprenderla los humildes pescadores y personas que se acercaban a EL para conocerle. Si Jesucristo viviera ahora, estaría dando testimonio y propagando el mensaje cristiano en internet y mediante vídeos, porque Internet es una herramienta muy buena para inculcar contenidos buenos, con valores tan poco “de moda” en la sociedad actual como la Familia, la fidelidad, el compromiso, el espíritu de sacrifico, etc.

Esto es lo que se denomina la “Nueva Evangelización”: Dejando el mismo mensaje que dio Jesús en Galilea, porque es el mejor mensaje que se podía dar, y envolverlo con la forma que se utiliza en el siglo  XXI, es decir, darlo a conocer a través de las formas que existen hoy en día: internet, redes sociales,…

Este testimonio se debe dar como Testimonio de vida, no hay que dar “moralinas” de ser bueno y de predicar lo que “ no se debe hacer” sino cambiar el mensaje de “no robar, no consumir, no abusar” a “no hay amor más grande que una persona haya dado la vida por TI, con nombre y apellidos” y las consecuencias que ello conlleva: perdón de los pecados, te abre el cielo para estar con el… y que ese mensaje se radie con la gente que tienes alrededor con tu modo de actuar diario.

En definitiva, los jóvenes del siglo XXI debemos dar un Testimonio alegre, positivo, sin juzgar a tus compañeros y amigos que no piensan igual que tu. Estamos en el año de la misericordia, en el que nuestro querido Papa Francisco nos aconseja, en su Bula del Jubileo de la Misericordia, que “sepamos percibir lo bueno que hay en cada persona y no permitir que sufra por nuestro juicio parcial y por nuestra presunción de saberlo todo” ( número 13). NO hay mejor testimonio que el que da a conocer la VERDAD; que no es otra que la alegría del evangelio, mostrándola con su trato al prójimo.

Y es que, en definitiva, nosotros los católicos, que conocemos “la Verdad”, tenemos la obligación de comunicarla, y comunicarla de una manera “sencilla y fresca”, recordando que, como dice el Papa Francisco: “ no se puede comunicar lo que no vive interiormente”.

Compartiremos el vídeo de cada taller con sus materiales en la página de la iJornada. Te invitamos a visitarla. 

iColaboracion

iColaboracion

4 comentarios

  • Avatar

    Me ha impresionado, bastante motivador, tanto para jovenes, como para no tan jovenes ( tengo 60 anos ), cuenten con mis oraciones ( por ahora).

  • Avatar

    Claro, ahora resulta que en lugar de predicar y evangelizar en persona, cara a cara, viendo y escuchando a nuestros amigos, compañeros y conocidos que no pisan la Iglesia y que viven totalmente alejados de los Sacramentos, debemos consumir redes sociales, aunque reduzcamos nuestro tiempo de estudio, oración, trabajo y servicio a los pobres porque si no no estamos comunicando como Dios manda, es decir, de acuerdo a la “Nueva Evangelización: internet, redes sociales”.

    Y si predicamos como los antiguos pues ya no vale, porque Jesús lo haría a través de la “Nueva Evangelización: internet, redes sociales”. Y si no lo hacemos a través de las redes porque nuestro servicio a la comunidad nos impide tener tiempo para una cuenta en Facebook o Twitter, pues ale, ya no somos neovangelizadores, ni hacemos lo que Jesús ahora estaría haciendo.

    Y claro, los nuevos tiempos exigen mensajes como “no dar moralinas”. Abolidos los 10 Mandamietos, ergo no hará falta confesarse ni convertirse, ni arrepentirse ni cambiar de vida. Cuánto tiempo he perdido en el confesionario. Porque resulta que la moral cristiana es ahora moralina.

    ¿Sabe usted cuántas amigas no cristianas, ateas, laicistas y feministas he conseguido que cambien de conducta sencillamente respondiendo a sus preguntas? No podemos licuar la Fe y dejar la moral. Mucha gente no cristiana, mientras descubren a Cristo poco a poco, pueden mejorar su vida ajustándola a los valores cristianos. Brevemente hablaré de una amiga mía que milita en la izquierda radical y que tuvo un embarazo no deseado porque fornicaba mucho y con cualquiera, y le dije que no podía matar a su hijo. ¿Ahora resulta que eso fue una moralina? Recé muchísimo por ella y le hablé de cosas alternativas al aborto: Red Madre. Y fui con ella, y estuve con ella y me encargué de que ese hijo suyo, no muriera abortado. Pero claro, eso es moralina. Ya sabemos, nada de decir: hay que hacer esto, hay que hacer aquello por las razones A, B, C y D.

    Oye, pues ya no saldré a las periferias; si me preguntan que por qué no cometo actos impuros con mi novio, cosa que sorprende mucho a la gente -entre otra, gente “cristiana” de misa dominical y tweets “neoevangelizadores”; sorprendente-, pues no respondo, no doy testimonio, no digo que el amor se marchita si se corrompe por la lujuria. Si la moral se diluye la fe acaba licuada. No diré que mi noviazgo es súper feliz, que estoy enamorada sino que tendré que decir que es mejor así, como el mundo quiere, fornicando y cambiando de pareja cada dos por tres. Fuera el don de la castidad, basta ya de la Santa Gracia para ser felices.

    Está muy bien que aquel que use Facebook y cosas así hable de Cristo, faltaría más. Ahora bien, limitar la evangelización a las redes sociales es un grave error. Y el colmo de los colmos es renunciar a la moral y a explicar la moral. Vaya testimonio cuando nos pregunten si estamos de acuerdo con tal o cual mandamiento y digamos que eso da igual.

    • Avatar

      Hola Clara. Creo que has sacado demasiados conclusiones de un artículo que solo pretende animar a la gente a que use las redes sociales para dar a conocer a Cristo entre sus amigos y conocidos. La evangelización de tu a tu también vale, como no va a valer, pero hay mucha gente que está en las redes sociales y en internet mucha parte de día y se pueden usar para generar un buen contenido en este medio y acercar a personas a Cristo. Creo que en el articulo nadie dice que den igual los mandamientos. El Papa Francisco es el primero que nos anima a estar alegre y contenta, que no hay mayor alegría que sentirse querido por Dios, y no buscar discordia o enfados, y menos en un foro como este, no crees? Todo defendemos la misma verdad, pero usamos herramientas distintas!! Y esa verdad, si no la enseñamos con caridad, se destruye. Un saludo

  • Avatar

    O sea, que busco enfados y discordias? Genial, qué mejor que prejuzgar al prójimo aunque sea en plan 3.0. Eso sí, con toda la caridad del mundo.

    Aclaro que lo único que quise fue explicar que la moral, que es la Gracia de Dios y es Amor, es elemento imprescindible y nuclear en toda predicación, e incluye prohibiciones y deberes morales. Y lo siento porque sé que no gusta nada en este mundo pagano, pero tenemos que predicar cosas como no robar, no abortar niños o no fornicar. Sí, esas prohibiciones tan odiadas. Explicándolo todo, claro está. Porque forma parte de nuestro testimonio de vida.

    Como también forma parte de nuestro testimonio de vida hablar de lo más íntimo, de cómo Dios influye en nuestra vida. De nuestra historia y de nuestra experiencia con Dios.

    El resto, que la predicación -auténtica- online y presencial es lo mismo, está más que claro.

    Bendiciones en Cristo y María!!