“¡Estás en capilla!”

capillaSaludos queridos amigos, hermanos,

Lo primero de todo, disculparme por la brevedad de este post. Esta semana estoy terminando los preparativos de mi inminente boda – por favor, rezad por mi y la futura, para que seamos un matrimonio santo y nos podamos amar cada día más- y no tengo mucho tiempo para dedicar al blog. Pero, como dice el refranero “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, así que a lo mejor este post puede que no esté tan mal.

Y siguiendo con los refranes, una de las cosas que más me dice la gente estos días previos a la boda es “Josué, que ya no te queda nada. ¡Estás en capilla!”. Entiendo que el significado de esto de estar en capilla es que ya no me queda nada para casarme, se sobreentiende que el dicho es algo así como que estamos a punto de entrar en la iglesia para la celebración matrimonial. Osea que estamos a la espera de un importante acontecimiento.

Es cierto que ese dicho o refrán tiene tal significado, pero por si acaso lo he “gugleado” para conocer el sentido exacto y me he llevado una sorpresa. Pues resulta que esta locución hace referencia a la espera de un reo de muerte antes de ser ejecutado, con la posibilidad de que éste reciba el sacramento del perdón de manos de un sacerdote. La verdad que algunos amigos con sorna me habían dicho eso de si estoy seguro de que me quiero casar, que aun estoy a tiempo, pero nunca pensé que lo de casarme iba a ser como esperar en el patíbulo a la ejecución de mi condena (glup).

Bromas a parte, me quedo con otra definición del refrán, que me ha gustado más. Según dicen otras fuentes, el dicho tiene su origen en la Universidad de Salamanca, cuando los estudiantes antes de defender su tesis doctoral, se encerraban en una capilla de la catedral salmantina para orar durante toda la noche y pedir la fuerza del Espíritu Santo.

Eso sí que me parece más acertado, estar en capilla a la espera de este momento y pidiendo al Señor que nos ayude en nuestro futuro matrimonio. Pues como en cada paso importante de la vida. Que no se nos olvide quién es el realmente importante, incluso, sí, en un matrimonio, especialmente en el matrimonio.

Ánimo amigos, hermanos, tengamos siempre la fuerza en la oración, en cada momento de nuestra vida.

Como he dicho al principio, cuento con vuestras oraciones. ¡Hasta la próxima!

 

Avatar

Josue Villalon