¿Hay una competición entre las distintas redes sociales?

Hace unos años -tampoco pueden ser muchos- el panorama era más reducido. El número de redes sociales que entraban en la gran “competición” por ganar usuarios se repartía con un cierto equilibrio. Nuevos proyectos eran absorbidos por estas grandes compañías de las nuevas comunicaciones. Si no es posible su compra, sí lo es su imitación. Facebook ha sabido incorporar en su universo gran parte de los aciertos de los competidores, lo cual ha dejado a Twitter por detrás. Sin embargo, quedan todavía “batallas por librar”.

Lo interesante, a la hora de estudiar estas cuestiones, es el horizonte que marcan para un futuro próximo.

  1. ¿Quién ganará como plataforma de vídeos elaborados? Está claro que la delantera, estratégicamente posicionada, la lleva YouTube. Lo que en su tiempo era “mero” repositorio de vídeos que podían ser reproducidos universalmente ha pasado a convertirse en una auténtica red social. Cada año crece el número de horas destinadas al consumo de vídeos. Y lo que es más importante, también despunta el número de personas interesadas en crear contenidos de alta calidad en sus canales. Facebook es el espacio preferente en el que se comparten estos vídeos, su canal de distribución principal. Lo cual, si bien hace a Facebook ganar entradas, lo cierto es que termina por “sacar” de su entorno a los usuarios. En resumidas cuentas, Facebook está muy interesado en revertir esta tendencia de modo que busca atraer usuarios de calidad que también piensen específicamente en Facebook como espacio para sus vídeos. El algoritmo va siendo progresivamente modificado en esta dirección.
  2. ¿Quién se dominará en el mundo del directo? Otra de las grandes cuestiones, vinculada últimamente a la necesaria caducidad de estos productos. Supongo que es más que evidente que todos, sin excepción prácticamente si no contamos a YouTube, andan copiado el acierto de Snapchat, que por otro lado no deja de crecer. ¿Os suenan los “Instantes” de Instagram? Pues tres cuartas de lo mismo. Vídeos pequeños, en los que se incorporan elementos “sencillos” de Realidad Aumentada. Este será un enorme espacio de futuro. De nuevo, Facebook mejor que ninguno diría yo, potencia decididamente su uso nativo en su red. ¿O no te ha saltado todavía el vídeo de un amigo mientras mirabas otras publicaciones? Con la ventaja, dicho sea de paso, de la posibilidad de almacenarlo, como también hiciera Periscope (de Twitter). Ganar este espacio es el primer punto a favor para posicionarse bien en una red de comunicaciones virtuales que incorpore la imagen, y no sólo la voz.
  3. ¿Quién triunfará en cuanto a calidad de usuarios? El tiempo de la búsqueda masiva de usuarios, pasó. Está claro que el contenido de calidad atrae más que el mucho contenido, y que a su vez garantiza prestigio y posición. La marca de cada red social va asociada a un enorme número de usuarios, que además publican en distintas plataformas y estudian de dónde provienen sus mejores resultados estratégicamente. De modo que cada red, a su manera, busca atraerlos mejorando ofertas. Que estos usuarios pierdan interés por una red es una verdadera tragedia.
  4. ¿Quién se quedará con el impacto social y político? Aunque es cierto que cada lugar, cada país se posiciona de un lado o de otro, es cierto que la estructura organizativa de una red potencia o disminuye su impacto real en el entorno. No se puede esperar gran cosa de Snapchat, por su interés en lo privado y personal. Sin embargo, guste o no, el mundo está asistiendo a través de Twitter a cómo el presidente de una de las grandes potencias mundiales comenta la actualidad con sus mensajes cortos. Pero no es el único. Ni políticos ni organizaciones sociales se quedan al margen de su poder. De hecho, en el resumen que cada año ofrece Twitter de “lo más” es fácil comprobar cómo las grandes causas mundiales aparecen reflejadas en su Top10.
  5. ¿Quién se quedará con lo lúdico? Los videojuegos, de momento un tanto al margen de las grandes redes sociales, están en el punto de mira. Es un mercado claramente al alza, que no deja de aumentar en inversión, calidad y resultados. De momento, en muchas redes los usuarios reconocen que son alivio para su aburrimiento y que, más que jugar, entablan conversaciones y consumen contenidos que sirven de ocio. ¿Cuántas horas puedes pasar viendo vídeos cortos en Facebook? ¿Cómo será el ocio en el futuro, ligado a las prácticas que van creciendo con adolescentes y jóvenes? ¿Qué entenderemos por “diversión digital” (por no decir “alegría digital”): una forma de evasión, de conexión nueva con la misma realidad de siempre, un ocio creativo, un espacio de relaciones?

joseferjuan

Deja un comentario