Nueva etapa del blog

Hola a todos.

Tras un parón largo, donde aproveché para realizar otras incursiones, tareas y proyectos, el próximo lunes vuelvo a retomar mi rincón personal, éste. Comienza una nueva etapa en la vida, a nivel profesional, familiar, laboral… y se merece silencio y Palabra. Y todo ello en la red, este nuevo “país” de donde uno también es ciudadano.

Os espero

Santi

La tecnología mejora nuestras vidas, pero sólo Cristo puede acabar con el sufrimiento, el mal y la muerte

tedEsta es una impresionante conferencia TED ofrecida por el predicador evangelista Billy Graham en 1998. Su mensaje es completamente actual. Billy se maravilla por el poder que tiene la tecnología para mejorar nuestras vidas y transformar nuestro mundo, pero dice que el final del mal, el sufrimiento y la muerte sólo llegará cuando el mundo acepte a Cristo. La conferencia es en inglés pero con subtítulos en 27 lenguas incluida el español. Disfrutadla.

“El problema no es la tecnología, el problema es la gente que la usa”

La entrada: La tecnología mejora nuestras vidas, pero sólo Cristo puede acabar con el sufrimiento, el mal y la muerte fue publicada por primera vez en smdani.marianistas.org el día: julio 8, 2015

Daniel Pajuelo Vázquez, SM

Después de mucho luchar y brevemente amar a ratos saboreamos la eternidad, nuestro destino final. #SerMarianista

Iglesia que se renueva en la red

Aprendemos, mucho más lentamente de lo esperado, que nuestro momento en la historia no es toda la historia. Y que, aunque lo vivamos auténticamente y con entusiasmo, es obligado mirar atrás, agradecer y heredar, corregir y continuar. Un proyecto con dos patas del que no se puede quebrar. Dicho de otro modo, ni prescindir de la necesaria actualización, ni pretender empezar de nuevo.

El mundo digital ha ayudado a muchos a buscar una mayor renovación. Al menos en cuanto a lenguajes, a apertura, a proximidad. Quiero pensar que, a diferencia de otras instituciones o grupos, no es mero maquillaje y apariencia. Me consta que ha supuesto reflexión en muchos casos y, al hilo de la misma, nuevos planteamientos. Escribir en abierto, dar la cara, difundir encuentros, mostrar la vida de la Iglesia, entrar en diálogo fructífero, hacer esfuerzos de acercamiento, superar prejuicios, derribar muros, mirar mejor el mundo, valorar más a toda persona. Y se ha hecho en muchos casos bien por no dejar de sentirse parte de una historia y un proyecto vivido con amplitud y en comunión. La red, que tiene mucho de evangélico, prima la relación y el contacto, o el contacto que deriva en relación.

Si pienso en claves importantes para la evangelización digital, diría lo siguiente:

  1. La estrechez de Twitter supone la oportunidad de pensar lo que queremos decir, en lugar de hablar por hablar. Y esto es muy importante, porque exige un cierto silencio.
  2. Poder interactuar, generar conversación sobre lo que acontece en nuestras sociedades implica estar atento y mirar. Una mirada que se ha hecho curiosamente local y global al mismo tiempo, que crece en ambas direcciones. Internet ha girado hacia uno de los núcleos más humanos, como plegándose a la huella de su creador: la relación.
  3. Cualquier red social sirve para darse a conocer, tanto como buscar conocer a otros y saber qué sienten, qué les preocupa, qué hay en su corazón. Y bendecir.
  4. La capacidad de asociación y pertenencia ha sido aprovechada por muchos como luz para poner en común, compartir y encontrarse siendo “parte de”. De algún modo ha ayudado a encontrar un lugar, no solitario, desde el que estar.
  5. El mundo digital ha obligado a “tragar” con la perspectiva del otro, que no pocas veces es a un tiempo su mirada legítima y la reducción del mundo hecha desde su mirada legítima. Y ahí, en ese momento, hay que aprender nuevamente a acoger, porque nos damos cuenta de que quizá nuestra mirada no sea la única mirada.
  6. Salir al encuentro, que también es posible, frente a planteamientos que reclaman apertura pero para que vengan aquí. Es decir, implicarse y comprometerse en las bondades de las personas, que no son ni pueden ser ajenas a la iglesia.
  7. En la cultura digital, quiero pensar, va ganando puntos la vida compartida frente al mero postureo existencialista. Los selfies, en los que aprendo a leer cómo están las personas y qué quieren decir, están cargados de la necesaria autenticidad sin la que todo se convierte en vacuo y superfluo. También, en este sentido, la red ha servido para mostrar una iglesia con rostro más humano.
  8. De igual modo, hemos ganado como cristianos en formación. No sólo en acceso a información, porque siempre hemos tenido a mano más de lo que podíamos abarcar, sino de formación. Inquietudes que nacen en no pocas ocasiones al hilo de acontecimientos que nos preocupan y que están ahí. Y que han ayudado a reordenar y reorientar ideas y prejuicios, que también se tienen.
  9. Dar la cara, porque en la red todo tiene nombre y foto (por no decir “rostro”). Ser entonces “yo” el que diga, el que exprese, el que muestre, el que hable, el que dé mi opinión, el que valore, el que aporte, el que tienda puentes. O lo contrario. Y ahí se ve una iglesia situada de otro modo.
  10. Muchas más cosas, sin duda alguna, pero termino con la necesidad de avanzar y dar nuevos pasos. La iglesia en misión, de la que habla Francisco, también se encuentra en la red para comunicar buenas noticias y la Buena Noticia.

Ojalá sea un ámbito que vivido con libertad y con espíritu de comunión, sirva al conjunto de la iglesia y de la sociedad.

Periscope como herramienta para la Evangelización en Internet

Image2

Recientemente Twitter adquirió y potenció una una Red Social llamada Periscope, que da el poder a los usuarios de compartir emisiones de vídeo en directo desde cualquier lugar y en cualquier momento. Podéis leer más sobre esta red aquí: 10 cosas que debes saber sobre Periscope.

Se me ocurren 5 formas de hacer uso de esta Red para la Evangelización en Internet:

  1. Catequesis online: Podemos dar catequesis y recibir un feedback inmediato de preguntas, sugerencias, inquietudes… lo cual nos permitirá interactuar con los asistentes.
  2. Retransmisión de eventos: Podemos emitir una conferencia, celebración, curso… Con un móvil de segunda mano y un pequeño trípode podríamos garantizar una emisión continuada.
  3. Comentar noticias con una mirada de fe. Esto podría ser un complemento ideal para las agencias católicas de noticias.
  4. Narrar la propia vida: Al estilo de los video bloggers o youtubers, pero teniendo como base y objetivo compartir el testimonio sincero de una vida cristiana, en lo cotidiano de la vida.
  5. Entrevistas: Ofrecer entrevistas en directo de personas relevantes para la fe.

Seguro que se os ocurren más. ¡Os leo en los comentarios!

La entrada: Periscope como herramienta para la Evangelización en Internet fue publicada por primera vez en smdani.marianistas.org el día: julio 7, 2015

Daniel Pajuelo Vázquez, SM

Después de mucho luchar y brevemente amar a ratos saboreamos la eternidad, nuestro destino final. #SerMarianista

10 cosas que debes saber sobre Periscope

10 cosas que debes saber sobre Periscope

  1. Periscope te permite emitir vídeo en directo en cualquier momento y desde cualquier lugar.Periscope
  2. La emisión consume datos, por lo que es recomendable disponer de conexión Wifi para no agotar tu tarifa en poco tiempo.
  3. Tus seguidores recibirán una notificación cada vez que comiences a emitir.
  4. Los vídeos que emitas podrán quedar archivados en la nube durante las siguientes 24h (si lo deseas) para que pueda ser visionado por cualquier usuario.
  5. Tus seguidores pueden mostrar su agradecimiento dando ‘corazones’ a tu emisión simplemente tocando la pantalla mientras ven la emisión. Los corazones sirven para medir la popularidad de una emisión. Si les gusta tu emisión pueden compartirla con su red de seguidores. Como ya imaginas esto tiene efecto multiplicador.
  6. Durante la emisión los espectadores pueden enviar mensajes a través del chat (si lo activas). Procura leer los mensajes de tus seguidores, interactúa con ellos respondiendo a sus preguntas, esto es cuidar a tu público.
  7. Antes de comenzar la emisión puedes activar la Localización para mostrar el lugar desde donde emites, o el avisto en Twitter, para que tus seguidores de esta Red Social puedan unirse, o limitar el chat para que sólo aquellos usuarios a los que tú sigues puedan chatear.
  8. Todas las emisiones que hagas son públicas a menos que indiques lo contrario. En el menú de configuración de la emisión puedes elegir la opción PRIVATE y seleccionar a qué usuarios permitirás acceder a la emisión.
  9. Consejo: Escribe un buen título a tu emisión, que sea breve, descriptivo y atrayente. Piensa que el título es el más importante reclamo en esta Red Social.
  10. Truco: Cuando estás viendo una emisión desliza el dedo hacia la derecha y aparecerá el perfil de la persona que emite, y si te gusta puedes comenzar seguirle.

¡Feliz emisión!

La entrada: 10 cosas que debes saber sobre Periscope fue publicada por primera vez en smdani.marianistas.org el día: julio 6, 2015

Daniel Pajuelo Vázquez, SM

Después de mucho luchar y brevemente amar a ratos saboreamos la eternidad, nuestro destino final. #SerMarianista

iMisión, una experiencia de Evangelización Digital. Conferencia en la diócesis de San Sebastián

La diócesis de San Sebastián me invitó a dar una charla sobre Evangelización Digital dentro del ciclo de conferencias de la semana social Ricardo Alberdi. El título fue: “iMision, una experiencia de Evangelizacion Digital”. Tuvo lugar en la sala Kutxa de la calle Andia. Fecha: 3 de junio de 2015.

En la conferencia hago una primera justificación de la llamada a Evangelizar en Internet a partir del magisterio de los últimos papas. A continuación narro la experiencia de iMisión, como proyecto evangelizador del continente digital, y por último explico algunos de los frutos que este proyecto ha dado en la Iglesia, entre ellos el más valioso: la comunión.

Dentro de este ciclo de conferencias hubo otras dos que podéis ver en el canal Youtube de la diócesis de Donostia:

La entrada: iMisión, una experiencia de Evangelización Digital. Conferencia en la diócesis de San Sebastián fue publicada por primera vez en smdani.marianistas.org el día: julio 4, 2015

Daniel Pajuelo Vázquez, SM

Después de mucho luchar y brevemente amar a ratos saboreamos la eternidad, nuestro destino final. #SerMarianista

La historia de los tres primeros años de iMisión en vídeo

Fue la llamada del Señor la que puso en marcha iMisión. Damos gracias a Dios por estos tres años de vida, tres años de aventuras y frutos de comunión.

La entrada: La historia de los tres primeros años de iMisión en vídeo fue publicada por primera vez en smdani.marianistas.org el día: julio 3, 2015

Daniel Pajuelo Vázquez, SM

Después de mucho luchar y brevemente amar a ratos saboreamos la eternidad, nuestro destino final. #SerMarianista

Preocupado por el “posicionamiento en red”

Le voy dando vueltas a este asunto y creo que el nombre de “posicionamiento” está muy bien escogido. Muy, muy bien. Porque se trata de esto precisamente, de situarnos en la red de un modo parecido a como nos situamos en el resto de la realidad. La clave, por tanto, es comprender que todo internet ha generado un gran espacio en el que estamos posicionados a partir de nuestros comentarios, palabras, acciones, relaciones.

En este nuevo espacio no existen en principio ni muros, ni calles. La imagen que muchos utilizan es la de una gran plaza. Pero, ¿qué pasaría si en la gran plaza estoy colocado detrás de un gigante enorme, que parece haber engordado tanto que ya no parece humano? ¿Qué me dejaría ver? ¡Aparecieron los muros en forma de personas, en forma de grupos cerrados sobre sí mismos!

El verdadero posicionamiento en red se hace a través de la relación. Siguiendo con la metáfora, cuanto más enlazado estás, más grande eres. Y esto para muchos significa estar bien posicionado. Es una posición relativa, pero es posición. Cambia por tanto en función de los vínculos, conexiones, referencias, y todo lo compartido. Una situación referencial, referida, dependiente al fin y al cabo. Y muy medible, dicho sea de paso, muy matematizada, monitorizada, controlada. Tanto que da la sensación de usar personas de una u otra manera.

Sigamos avanzando. Quien se posiciona bien tiene habitualmente un perfil muy definido y se dirige a un grupo bien identificado de personas que buscan a partir de sus intereses. Esto tiene un nombre incluso. Como todos estos nombres, en inglés. Me imagino el asunto del siguiente modo. El que está en el centro, el supuestamente bien posicionado según las reglas de la red, comparte algo. Es decir, se supone que da, que entrega. Y lo que produce, sin embargo, es lo contrario. Comienza a recibir: visitas, menciones, comentarios, mensajes, interacciones al fin y al cabo. El primero “regaló” aparentemente de forma indiscriminada, en general, pero luego todo se vuelve a su favor. ¿Qué es lo que le ha hecho posicionarse “bien”? Fácil: dando 1 recibe, por ejemplo, 50. Y esto provoca inmediatamente su “engorde” digital a cambio de que otros “mermen” digitalmente. Si existiera una forma de verlo prácticamente, nos quedaríamos alucinados. La relevancia engorda.

Todo esto está claro. Salir de aquí es difícil. Pero me pregunto si hubiera sido posible otro tipo de red, menos egoísta en este sentido. Una red, por ejemplo, en la que se premiara el número de referencias que una persona hace de otras, y eso incrementara realmente su valoración. Una red verdaderamente interactiva, en este sentido, y no paralizada por el cálculo de la relevancia, que a la fuerza siempre es asimétrico. Me pregunto qué hubiera ocurrido y cómo sería este mundillo si, en lugar de lo que tenemos, fuera premiada la capacidad de unos y otros para interactuar en igualdad, o se aplaudiera la diversidad en lugar de los grupos cerrados que crecen y crecen más. Sin duda alguna, todo sería diferente. Me pregunto, por último, si no sería mejor verdaderamente, si no hubiera sido de mayor provecho, si no estamos ante una nueva posibilidad torpedeada por el mal que tantas veces ha acechado la humanidad.

Me parece que para un “buen” posicionamiento tendríamos que afrontar estos retos de futuro:

  1. ¿Con quién estoy?
  2. ¿Qué me permite ver y qué me oculta?
  3. ¿Mantengo una actitud abierta o cada vez más cerrada?
  4. ¿Es posible usar a los demás en la red? ¿Tengo que decir algo al respecto?
  5. ¿Qué papel juega esta “posición en red” en mi posición global en el mundo?
  6. ¿De qué lado, por decirlo de algún modo, me sitúo? ¿Del lado de quién?
  7. ¿Soy capaz de comprender diferentes posturas, o se va oxidando digitalmente esta capacidad?
  8. ¿Qué limites no se pueden tolerar, qué líneas rojas marcaría para todos (especialmente para mí)?
  9. ¿En qué me ayuda a ver y comprender mejor el mundo y a los demás?
  10. ¿Puedo salir de “mi perfil” o ando “encadenado” a sus etiquetas?

Archivado en: cultura digital, imision

Usar el móvil en clase. ¡Por supuesto! ¡Y más!

El móvil (smartphone) es un instrumento que genera una nueva situación y plantea nuevos retos. Me niego a pensar que todo lo que ofrece son conflictos, por mucho que aparezcan una y otra vez en los medios tristes episodios. Es una oportunidad excelente para educar y una herramienta que se ha convertido en imprescindible y omnipresente, que podría haberse planteado como aliada en las aulas en lugar de enemiga proscrita. Pero no ha sido así, porque nuestra legislación (y educación) continúa anclada en un pasado cada vez más lejano.

Cuando leo titulares sobre la “prohibición del móvil”, lo que entiendo que se quiere frenar verdaderamente es su mal uso personal o social. A nadie se le ocurriría prohibir el balón de fútbol en los colegios, a pesar de que algunos alumnos jueguen donde no deben, o retirar ciertos libros que tienen enganchados a otros muchachos y a los que se dedican en los tiempos libres. “Prohibir” es lo contrario de educar. Para educar se requieren más normas y límites que prohibiciones. Y normas, a decir verdad, de las que ayudan a hacer las cosas mejor, es decir, necesitamos métodos, caminos con sus pautas y límites.

Soy partidario del buen uso del móvil en el aula. Por recursos, porque me obliga a pensar las cosas de otro modo, porque va siempre con los chavales, porque tengo que enseñarles a vivir en el siglo XXI y utilizar lo que esté a su disposición para seguir adelante… Y porque el móvil sólo es un paso, muy llamativo por estar en los inicios, de un imparable incremento de la tecnología en todos los ámbitos de la vida. Comprender esto debería ser suficiente para replantearse qué estamos haciendo.

Para quienes digan que el móvil vuelve cómodos a los alumnos, le diré que pensaron lo mismo con la llegada de la calculadora y quizá incluso con la popularización de la enciclopedia. Y no es así de ningún modo. Lo ilustraré con un ejemplo: ahora tengo acceso a miles de recetas de cocina, pero para aprender a cocinar necesito algo más que un vídeo bajado de internet. Integrar tecnología será aprender a utilizar estos recursos informativos para algo, resolviendo correctamente un problema. Pero esto solo vale para los que consideran tecnología como un repositorio casi infinito de información.

La cuestión es más profunda. Internet significa conexión; si quieres, hiperconexión. Todo estará conectado: personas, realidad, proyectos, contenidos, desarrollos, investigaciones… Ya lo están ahora y no dejará de crecer. Mi médico dice que aunque en España se recorte en investigación contra el cáncer, los avances seguirán llegando; el problema es que estaremos a la cola de los avances, pero nos beneficiaremos de ellos porque todo está conectado.

Es decir, que el futuro está en esta enorme capacidad de vivir conectado y crear proyectos comunes. Y aquí los smartphones de hoy tienen mucho que decir, aunque supongo que pronto veremos otras cosas muy diferentes. Educar para la vida requiere afrontar este reto y preparar a los chavales de hoy de cara a este futuro, para que sea verdaderamente constructivo, para que se muestren competentes. En este sentido, la competencia “aprender a aprender“, ser flexible y autoprogramable, es ya fundamental, esencial, indispensable.

Y otra cuestión, que puede resultar a muchos subrealista y que a mí me ronda últimamente mucho por la cabeza. Cuando en el futuro haya máquinas inteligentes -más que ahora y más democratizadas, por así decir- me encantaría que la inteligencia de mis alumnos diese para abarcar las máquinas y dominarlas, y no al revés. Nos harán falta muchas inteligencias, o una sola para gobernarlas a todas. Tendrán que convivir con “chismes” en todos sitios, y me gustaría que supiesen sobradamente de qué va todo esto y cómo servirse de ellas, y no que sean una prolongación de todos estos instrumentos. Algo que sólo se hará con educación. ¡Lo veremos!

De momento una legislación arcaica nos gobierna. Me parece triste, muy triste frenar el desarrollo de tantos jóvenes por las carencias de sus mayores.

PD. Que conste que no he dicho, en ningún momento del post, que el móvil tenga que estar siempre encendido en clase, ni que se pueda usar de cualquier modo, mucho menos mal o de forma hiriente y perversa. Estas cosas las doy por supuestas dentro de una recta racionalidad.

Archivado en: cultura digital, educación, imision

1 2 3 4