3 años de Francisco en Twitter

El 17 de marzo de 2013, el Papa Francisco lanzó su primer tweet al mundo desde la cuenta de @Pontifex. Daba continuidad a la presencia que comenzó Benedicto XVI. Fue así de sencillo:

PrimerTweetPapaFrancisco

El domingo, lo concentró aún más:

TweetFranciso - copia

Francisco ha comprendido a la perfección cómo funciona Twitter y cuál es el motivo de su presencia y acción en ella. Por destacar algunas características, particularmente llamativas y de las que podríamos aprender mucho de evangelización, me quedo con el siguiente análisis:

  1. Lenguaje directo y claro. Sin rodeos, directo y comprensible por una gran mayoría de personas. Escapa de tecnicismos y palabras incómodas. Se centra en lo esencial y lo comunica. Benedicto XVI ya destacó la importancia de saber transmitir en breves palabras el núcleo del cristianismo: la Buena Noticia.
  2. Cercanía. Las redes sociales aproximan, no sólo a los que son primeramente o ya eran cercanos, sino a otros a través de estos. La red es comunidad, e interpretar correctamente esto en nuestros tiempos es clave. Francisco habla para todos, aunque sabe que llegará a todos con la participación y colaboración de los más cercanos. De esta manera, la cuenta de @pontifex no puede ser vista ni acogida como algo “del Papa”, sino que debería ser entendida como responsabilidad y proximidad de todos. Dicho de otro modo, no es sólo el Papa el que debe “hacerse cercano”, sino que tenemos la oportunidad de este modo de “hacernos cercanos” a él.
  3. Acorde con el momento, siempre en la actualidad. No genera, por así decir, una situación paralela a lo que se expresa en la red por el conjunto de sus usuarios. Al contrario, ilumina con su presencia aquello de lo que ya otros muchos están hablando. En su cuenta personal se refleja su actividad, pero también aquello que sucede en el mundo.
  4. Se dirige con frecuencia a los más jóvenes. Cuya presencia en muchas redes sociales es mayoritaria. A ellos les invita, en repetidas ocasiones, a vivir en libertad, con autenticidad, como amigos del Señor, aproximarse a los sacramentos y a los demás.
  5. Convoca y une. Francisco es, tanto en la red como fuera de ella, una persona particularmente llamativa. No en función de su enorme responsabilidad, sino como él mismo. Sus actos y actitudes se reflejan y transmiten. Él mismo es consciente del potencial que supone estar al frente de la Red, que es la Iglesia, y cómo agitarla en sentido evangélico, haciendo lío, siendo provocador.
  6. Palabras críticas, no acomodadas. También es muy relevante percibir cómo a través de la red el Papa Francisco se solidariza, hace presente, da voz a aquellos que sufren en nuestro mundo. No hay situación global que no tenga eco en más de un mensaje de @pontifex. En esta dirección, los tweets no se agotan en la denuncia reactiva, sino que se tornan proactivos y movilizadores. Sin lugar a dudas, una versión del activismo dentro de su marco de actuación.
  7. Lenguaje religioso. Alguien podría pensar que esta cuenta, con estas características, supone una versión laicizada del papado. Y todo lo contrario. Lejos de la falta de identidad clara, del mensaje religioso rebajado. Si bien en la mayor parte de sus mensajes aparecen explícitamente referencias a Dios, al Señor, a la Misericordia, lo que supone que Francisco se refiera constantemente a categorías de acogida, de respeto, de ternura, de vida… es darles fuerza nueva re-vinculándolas al hecho religioso.
  8. No es complaciente. Empezando con la constante llamada a la conversión de la propia Iglesia, de sus pastores, de quienes están más comprometidos, de quienes tienen una responsabilidad directa y activa de mayor relieve. El año de la Misericordia es leído una y otra vez en esta misma clave de comprensión.
  9. La principal característica es que él mismo es acto comunicativo, genera eventos comunicativos. De algún modo, de esta manera se refleja que no se trata de un aspecto de su vida, sino que la comunicación en nuestros tiempos es algo integrado esencialmente en nuestro ser relacional. Participa con otros en esta dinámica fuerte y potente, y donde se hace más viral y universal no es sólo en lo que él dice, sino en lo que participa con otros, en su acción. Su vida es lo más reflejado y lo que más sorprende y llama la atención.

3 tips para iMisioneros a partir del Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Comunicaciones

  

Por @CarlosRomeroV

El día viernes 22 de enero fue presentado el mensaje de Papa Francisco para la 50ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Bajo el título “Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo”, el mensaje del Papa nos ofrece algunas ideas que nos pueden ayudar para vivir el Jubileo de la Misericordia también en el ambiente de la comunicación. A continuación te presento tres tips que, a partir de este mensaje, nos pueden ser útiles para vivir la misericordia como misioneros del Continente Digital. 

1. Comunicar misericordia también en la Red: Papa Francisco invita a toda la Iglesia a “vivir la Misericordia como rasgo distintivo de todo su ser y actuar”. Para ello, “cada palabra y cada gesto debería expresar la compasión, la ternura y el perdón de Dios para con todos” ¿Cómo vivir esto en la Red? Buscando que todo nuestro actuar en el mundo digital esté animado por la caridad, para que nuestra comunicación sea “portadora de la fuerza de Dios”. De esta manera, cada palabra que digamos, ya sea en Twitter, Facebook o en cualquier red social, tendrá como único objetivo edificar las almas de quienes las lean. Esta debiera ser, por lo tanto, la pregunta que debiéramos plantearnos antes de publicar algo: ¿esto edifica a quienes lo leerán? ¿difunde a nuestro alrededor “el calor de la Iglesia Madre, de modo que Jesús sea conocido y amado”?

2. Ser “puentes” entre las personas: La comunicación de un misionero digital debe ser capaz de crear puentes para favorecer el encuentro entre las personas. En la Red tenemos la posibilidad de elegir nuestras palabras antes de comenzar una interacción comunicativa. Es por eso que debieran ser “apropiadas para ayudarnos a salir de los círculos viciosos de las condenas y las venganzas”, proponiéndonos “hacer crecer la comunión” y, también, superar “la lógica que separa netamente los pecadores de los justos”. Quien busca mostrar a Cristo en la Red no puede vivir juzgando a los demás, sintiéndose superior a los otros. Un iMisionero tendrá como único modelo a Cristo y su “dulce misericordia”: será otro Cristo en la Red.

3. Vivir la “proximidad” en la interacción comunicativa: El ambiente digital nos presenta muchas veces la tentación de olvidar que quienes allí se encuentran son personas que tienen sueños, inquietudes, anhelos y problemas. El mensaje de Papa Francisco nos invita a hacernos cercanos a los otros, viviendo la comunicación como escucha que es capaz de acoger, ya que “la escucha nos permite asumir la actitud justa, dejando atrás tranquila condición de espectadores, usuarios, consumidores”. Quien escucha (y no solo oye) es capaz de “compartir preguntas y dudas, de recorrer un camino al lado del otro, de liberarse de cualquier presunción de omnipotencia y de poner humildemente las propias capacidades y los propios dones al servicio del bien común. (…) Escuchar significa prestar atención, tener deseo de comprender, de valorar, respetar, custodiar la palabra del otro. (…) Saber escuchar es una gracia inmensa, es un don que se ha de pedir para poder después ejercitarse practicándolo.” Hacerse cercano al otro nos llevará a vivir la comunicación como un caminar junto a otros, acogiendo, consolando, acompañando.
Espero que estos tres tips te ayuden a vivir la misericordia también en tu experiencia como misionero en el mundo digital. Las palabras de Papa Francisco son, sin duda, un impulso para hacer de la Red un ambiente más humano y más acogedor. Que ellas nos ayuden a compartir cada día la Misericordia de Dios y que todo nuestro actuar en el mundo de la comunicación encienda la chispa que hace vivo el mensaje de Cristo.